Inicio Asesoria Embarazo Tu estado de salud y tus relaciones Mi historia clínica, ¿qué significa?

Mi historia clínica, ¿qué significa?

Tu cuerpo sufrirá grandes cambios durante el embarazo. Visitarás a tu ginecoobstetra muy frecuentemente y te realizarán una serie de exámenes médicos y análisis. Cada vez que visites un hospital o un consultorio, se registrará toda la información sobre ti y sobre el estado de salud actual de tu bebé, así como los controles o exámenes que hayas tenido. Toda esta información constituye la base de la historia clínica. Es importante que entiendas los tipos de cambios que ocurren en tu cuerpo para que puedas entender el significado de la información registrada en tu historia clínica.

Un registro de tu salud general

Durante tu primera visita a tu ginecoobstetra después de quedar embarazada, se registrará en tu historia clínica toda la información sobre tu estado de salud actual, enfermedades y embarazos anteriores y la historia clínica familiar. Además, se registrará cualquier detalle importante para tu embarazo, como la fecha de tu último período menstrual, por lo tanto se puede estimar la fecha de nacimiento de tu bebé.

Un registro de tus síntomas de embarazo

Debido a los cambios que tu cuerpo está experimentando durante el embarazo, tú experimentarás signos o síntomas del embarazo. Esto es normal, y nada de que preocuparse, aunque a veces puedes sentirte mal o sentir algo de incomodidad.

Un registro de los detalles específicos que pueden cambiar durante el embarazo

• Peso

Durante el embarazo, las mujeres suelen aumentar entre 25 y 35 libras (11 y 16 Kilogramos). La cantidad que aumentes depende de muchos factores, como tu peso antes de quedar embarazada, y la cantidad de bebés que estés esperando. Este peso extra está compuesto por tu bebé, la placenta, el aumento de grasa en la sangre y otros líquidos y tejido extra en tus senos y el útero.

• Presión arterial

La presión arterial normal es aproximadamente de 120/80 mm Hg. Esta puede aumentar cuando quedas embarazada y tu ginecoobstetra te la controlará de cerca.

• Análisis de sangre

Tu historia clínica incluirá los resultados de tus análisis de sangre, en los que se determinan si padeces alguna enfermedad como la anemia, la hepatitis B, enfermedades de transmisión sexual, y la rubéola (sarampión alemán). Los análisis de sangre también determinan si tanto tu bebé como tu tienen el mismo factor Rh (Rhesus), ya sea Rh positivo o Rh negativo. Si presentan diferente factor Rh, tu bebé podría desarrollar un trastorno de la sangre y necesitará una transfusión de sangre, por lo general después del parto; pero si el trastorno es grave la transfusión se puede hacer antes de que el bebé nazca.

• Análisis de orina

Durante el embarazo, algunas mamás desarrollan diabetes gestacional. Esta es detectada por la comprobación de azúcar en la orina. Si el azúcar está presente, se hace un análisis especial para medir la cantidad de azúcar presente; esto se hace, ya sea después de estar en ayunas, es decir no comer durante la noche, o después de beber una bebida azucarada. Si la orina contiene demasiado azúcar, esto podría indicar que tienes diabetes gestacional. Los niveles normales de glucosa en la sangre son aproximadamente 4.6 mmol/L cuando no has comido. Un análisis de orina también puede encontrar proteína en la orina, lo que podría indicar preeclampsia, una enfermedad que puede poner en peligro el crecimiento del bebé o conducir a un parto prematuro.

Un registro de tus preferencias para el nacimiento de tu bebé

Después de hablar con tu médico, es posible que desees incluir lo que quieres para el nacimiento de tu bebé, incluyendo el alivio del dolor que te gustaría, qué personas te gustaría que estuvieran en el nacimiento y las opciones para el nacimiento. Puedes cambiar de opinión en cualquier momento.

Un registro de las ecografías

La información y las imágenes de tu bebé, así como la información sobre posibles anormalidades en la placenta se obtienen de los exámenes de ultrasonido y todo esto se registrará en la historia clínica.

El cuerpo de tu bebé se mide, y esto indica la edad de tu bebé, útil sobre todo en la gestación temprana o en las madres que no están seguras de cuando fue su último período menstrual. Más adelante en el embarazo, las medidas del cuerpo ayudarán a comprobar que tu bebé está creciendo normalmente. Las medidas más importantes del cuerpo de tu bebé registradas incluyen la cráneo-caudal (CC), distancia entre la cabeza y el cóccix; el diámetro biparietal, el diámetro entre los dos lados de la cabeza; la longitud del fémur, hueso de la pierna; y la circunferencia abdominal.

La comprensión de tu historia

Todos sabemos que los médicos utilizan abreviaturas especiales al escribir las historias clínicas, a continuación presentamos una lista de las abreviaturas más comunes que se encuentran en las historias clínicas. Si hay algo que no entiendas, pregunta ¡es tu historia clínica!

Orina PGO (proteínas, glucosa, otros)

NAD o Nulo o una tilde significa “nada anormal”.

Tr ó + significa un indicio (o una cantidad) que se ha encontrado

Presión arterial

Esta debe permanecer constante (lo ideal es 120/80) durante el embarazo.

Posición fetal o ubicación

Vertex o Presentación cefálica, significa que tu bebé tiene la cabeza hacia abajo.  Presentación de nalgas significa Tu bebé está de nalgas. R y L indican que tu bebé está acostado sobre el lado derecho o izquierdo de tu cuerpo, A y P muestran si tu bebé está ubicado hacia la parte frontal (anterior) o hacia la parte trasera (posterior).

Relación de la posición fetal con el canal pélvico

En esta se sabe dónde está la cabeza del bebé (o cualquier otra posición del feto). NE indica que no está encajado; 5/5 significa que está empezando a encajarse, 4/5 significa que ha descendido; y así sucesivamente.

Corazón del feto

FCP significa Frecuencia cardiaca fetal, SFCF significa sin frecuencia cardíaca fetal, MAF significa movimientos activos fetales.

Edema

Esto se refiere a la inflamación en tus tobillos. Un + significa que tienes edema y si se le agregan más “+” denota el grado de inflamación.

Recuerda, si hay algo escrito en tu historia y no lo entiendes o estás preocupada por algo pregúntale a tu ginecoobstetra. Él te responderá cualquier duda que tengas.

Exámenes y ecografías para el embarazo

A lo largo de tu embarazo, necesitarás una serie de exámenes y ecografías para asegurar que tanto tu bebé como tú están avanzando perfectamente.

Las ecografías

A través del ultrasonido se crea una imagen del bebé antes de nacer. Te mandarán al menos una ecografía durante el embarazo, pero te pueden mandar más. Las ecografías incluyen:

• Una ecografía inicial, realizada entre las semanas 6-10. Esta puede detectar el latido del corazón o un embarazo ectópico. También se mandará a las mujeres que tienen sangrado vaginal o han tenido un aborto espontáneo.

• La ecografía de la translucencia nucal se utiliza para medir el riesgo de tener un bebé con síndrome de Down. Se lleva a cabo en las semanas 11-13, pero sólo está disponible en el NHS en ciertas partes del país.

• Un ecografía entre las semanas 10-16 del embarazo, se realiza cualquier lugar, y permite determinar el avance del embarazo sino estás segura, y además, permite saber si tienes más de un bebé.

• Una ecografía morfológica generalmente se manda entre las semanas 18-23 del embarazo. Esta es la ecografía a la que eres más propensa a recibir. Se ve directamente el corazón del bebé, el cerebro, los riñones, la columna vertebral, el hígado y la posición del bebé. La ecografía también puede detectar el paladar hendido y los signos que pueden indicar un riesgo de síndrome de Down.

¿Qué sucede durante una ecografía?

Para muchas mujeres y sus parejas una ecografía es tranquilizadora y para otras es un punto culminante del embarazo, ya que “conocen” a su bebé por primera vez. Probablemente deberás tomar mucha agua antes de la ecografía, para llenar la vejiga (que se encuentra en frente de tu matriz) y de este modo mejorar la calidad de la imagen. A continuación, te acuestas y te aplican un gel por encima de tu vientre. El médico que te realiza la ecografía desliza un transductor que no produce dolor en tu abdomen, mirando atentamente a una pantalla donde podrás ver una imagen en blanco y negro de tu bebé y el medico puede comprobar que todo está bien. Incluso puedes llevarte una copia de la ecografía para casa.

Si tu ecografía revela un problema, serás remitida a un especialista para obtener más ayuda.

Pruebas de evaluación de riesgo

Estas te indican si tienes un alto o bajo riesgo de tener un bebé con ciertas enfermedades, como el síndrome de Down. Si la prueba indica que tienes alto riesgo, o si quieres saber con certeza, puedes hacerte un examen de diagnóstico.

• La ecografía de la translucencia nucal, se lleva a cabo entre las semanas 11 y 13, y en ésta se evalúa si la mamá tiene un alto o bajo riesgo de tener un bebé con síndrome de Down. El examen mide la cantidad de líquido detrás del cuello del bebé, los bebés con síndrome de Down tienen más de este líquido. Esta medida, combinada con la edad de la madre, se analiza para darle su diagnóstico individual de si tiene o no un bebé con síndrome de Down. El examen tiene sólo el 75% de precisión, por lo tanto las mujeres con alto riesgo deberán realizarse un examen de diagnóstico. Una ecografía de translucencia nucal combinado con un examen de sangre especial es más preciso, pero generalmente no lo cubre el NHS.

• La prueba de detección doble, triple o cuádruple es un análisis de sangre entre las semanas 16 y 18 que busca ciertos “indicadores” en la sangre para calcular el riesgo de tener un bebé con síndrome de Down y otras enfermedades. Mientras más indicadores se examinen, más exacto será el examen, aunque no te puede decir con certeza si tu bebé tiene una enfermedad, sólo te dará un estimado del riesgo.

• La prueba de detección de fibrosis quística, se ofrece a las personas que tienen esta enfermedad o si tienen familiares que la padezcan, es indolora y detecta si eres portadora o no. Si tu pareja o tú son portadores necesitarán un asesoramiento genético para conocer las posibilidades de tener un bebé con la enfermedad.

Examen de diagnóstico

Los exámenes de diagnóstico te indican con certeza si tu bebé tiene ciertas enfermedades, como el síndrome de Down. Sin embargo, tienen un pequeño riesgo de causar aborto espontáneo por lo que sólo se les manda a las mamás cuya ecografía o examen de sangre muestra que tienen un alto riesgo o que tienen antecedentes familiares de ciertas enfermedades.

• Análisis de vellosidades coriónicas (CVS, por sus siglas en inglés), se realiza entre las semanas 11 y 13 del embarazo. El procedimiento es mediante una aguja delgada que pasa a través del vientre o la vagina, y se extraen unas cuantas células de la placenta. El examen detecta enfermedades como el síndrome de Down y ciertos trastornos genéticos. La ventaja del CVS es que obtendrás los resultados en una etapa temprana de tu embarazo y de este modo puedes tomar una decisión sobre lo que deseas hacer en un principio. La desventaja es que el examen no está disponible en todas partes y tiene un promedio más alto de causar aborto espontáneo que la amniocentesis. (Un 2% en comparación con la amniocentesis de 1%).

• La amniocentesis se realiza después de la semana 16 de embarazo y puede detectar el síndrome de Down, ciertos trastornos genéticos y la espina bífida. El examen se realiza insertando una aguja en el útero para extraer el líquido amniótico que será analizado. Y normalmente se utiliza el ultrasonido para ayudar al médico a guiarlo durante el procedimiento.

 

 

 



Mothercare: Ropa de maternidad e infantil, mobiliario para el hogar, ropa de cama, productos para la alimentación, el baño, equipos de viaje y juguetes. ¡Todo bajo un mismo techo!
Todos los derechos reservados Mothercare Colombia 2012 ©

Mass Digital